El programa iniciado en 2018 y en curso hasta 2019 gracias a la financiación del Gobierno de La Rioja se describe como el conjunto de actuaciones dirigidas a mejorar las condiciones sociales de las personas y familias que se encuentran en situación de exclusión social, posibilitando su integración social a través de la cobertura de necesidades básicas como recursos intermedios hasta recomponer la situación socioeconómica.

Nuestro programa va dirigido a las personas y familias que se encuentran en situación de exclusión o riesgo de estarlo, aquellas que aún teniendo un empleo, este no está garantizando su estabilidad social (una vivienda, alimento), no llegan a final de mes, y por tanto la calle o los recursos sociales, se han convertido en su realidad más inmediata.

El programa da prioridad a dos espacios: la calle como sistema de habitabilidad de las personas sin hogar, y las viviendas inclusivas que ponemos a disposición como un recurso de primera necesidad y un derecho humano y universal para poder mejorar el proceso de integración social de las personas y familias que están en esta situación de exclusión temporalmente.

Actividades con las que abordamos el problema multidimensional y respondemos a los objetivos:

  • 1. Atención social y cobertura de necesidades básicas (alimentos, ropa) en calle a personas y familias en situación de exclusión temporal y crónica.
  • 2. Viviendas Inclusivas.
  • 3. Gestión de recursos de integración e inclusión social.
  • 4. Coordinación institucional y participación en espacios de lucha contra la pobreza y la exclusión social

Así mismo previmos un total de 107 beneficiarios directos, de los/as cuales 37 corresponden a las plazas disponibles en los dos recursos residenciales.

Proyecto financiado por: