Desde que comenzó la pandemia en España, hace ya casi un año, el perfil de las personas que necesita de la ayuda de los demás para vivir con lo necesario ha ido cambiando. Vemos como hay familias, que hace unos meses se encontraban en una situación más o menos estable económicamente, y que ahora recurren a servicios sociales y a ONGs como Remar a pedir ayuda y alimentos para poder pasar el mes.

Ya no son sólo personas de barrios marginales, que se encuentran en situación de calle, toxicómanos o personas con otras adicciones quienes recurren a Remar a pedir ayuda, sino que son familias, de clase media, que se han quedado sin empleo, que después de meses no encuentran trabajo, y no ven una salida a esta grave crisis económica y social que estamos viviendo como consecuencia del coronavirus.

Y es que el perfil de las familias vulnerables está cambiando, y ha crecido en el último año. Antes de la crisis de la covid-19, en España un 25% de la población (casi 12 millones de personas) se consideraba que se encontraba en riesgo de pobreza o exclusión social. Pero los expertos alertan de que el impacto socioeconómico de la pandemia podría aumentar esta cifra. “Sanad enfermos, resucitad muertos, limpiad leprosos, expulsad demonios; de gracia recibisteis, dad de gracia.” - MATEO 10:8

En el ministerio Remar damos de gracia, aquello que de gracia hemos recibido, compartiendo con aquellos que necesitan, agradecidos a Dios por ser útiles y manos que bendicen a otros. Sigue el frío en Madrid y voluntarios ayudan a las familias más vulnerables que cada semana acuden a por su bolsa de alimentos. Hoy sábado se ha repartido ropa de abrigo, calzado y chocolate caliente en Madrid, barrio Canillejas.

Si quieres ayudar como voluntario, escríbenos a Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo. Si necesitas ayuda, o conoces a alguien que la necesite, contacta con nosotros en las diferentes redes sociales o por correo en Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

“Porque tuve hambre, y me disteis de comer; tuve sed, y me disteis de beber; fui forastero, y me recibisteis;” - Mateo 25:35