Más de 140.00 niños Rescatados de la muerte.

José de Jesús llegó a Fundación Remar en el año 2007 transferido por el Hospital Robert Ridge Cabral de la ciudad de Santo Domingo. Su madre había fallecido de VIH y su padre lo había abandonado. Su abuela, una mujer muy mayor, que vive en extrema pobreza, no podía hacerse cargo del niño, que, también, es portador del VIH, además de sufrir desnutrición, neumonía, dermatitis etc.

Durante el primer año en que José de Jesús estuvo en el Hogar Sanisi de Fundación REMAR tuvo que ser llevado al Hospital en numerosas ocasiones ya que su salud era mala y en varias ocasiones estuvo al borde de la muerte. Sin embargo Dios obró un milagro en él y poco a poco fue ganando peso, su desarrollo físico y emocional fue mejorando hasta estabilizarse y convertirse en un niño portador del VIH pero sano.

José de Jesús es un niño más del Hogar Sanisi que ha sido rescatado de la pobreza extrema y de la mortalidad infantil.

Más de 6.000 niños Con Vidas más positivas

El caso de Salvador es como el de muchos niños que han venido a los Hogares SANISI de la Fundación REMAR en República Dominicana. La madre de Salvador es portadora del VIH y vive en condiciones de extrema pobreza, el niño nace con VIH y es ingresado varias veces al Hospital de la provincia en condiciones de malnutrición, fiebres, neumonía y los médicos observan que la madre del pequeño no está capacitada mentalmente para atender al niño, ya que en varias ocasiones bebe el biberón del pequeño. Salvador ingresa al Hogar SANISI de Fundación REMAR con 5 meses y 3 kilos de peso. La medicación antirretroviral le estaba siendo administrada en comprimidos y el niño no podía tomarla. Al entrar al programa del Hogar SANISI, inmediatamente es evaluado por el personal medico que en unión con COPRESIDA (Comisión Presidencial para el Sida) le dan el tratamiento antirretroviral de acuerdo a su edad y empieza el proceso de mejoría en su condición física. En la actualidad es un niño que crece según su edad, tiene un buen desarrollo motriz y no muestra indicios de problemas mentales según sus antecedentes familiares. Si este pequeño no hubiera ingresado en el Hogar SANISI es posible que en poco tiempo hubiera fallecido.

Más de 35.000 niños Graduados en primaria y secundaria

Me llamo Celine, vivo en un hogar de Remar desde que la policía me encontró en la basura, con apenas unos meses de edad, soy muy feliz aquí, aunque sufro de epilepsia y voy más atrasada en la escuela que los demás niños del hogar, pero pronto voy a ir a una escuela apropiada para mí en la que podré aprender mucho más.

 

Más de 165.00 niños Escolarizados

Mi nombre es Edward, tengo 7 años. Vine a Remar porque mi madre murió joven, pues había contraído una enfermedad llamada SIDA de la que casi todos mueren en África. Mi padre no podía cuidarme y me trajo a Remar donde recibo medicamento pues mi madre me contagió su enfermedad. Estoy fuerte y sano, hago una vida normal como los demás chicos, estudio en la escuela que Remar tiene en la finca en la que vivimos y me lo paso muy bien con mis amigos. Tengo una familia que me cuida y me quiere.

Más de 65.000 niñas Salvadas del abuso sexual

Me llamo CLAUDIA QUEREMA GUAITIA y nací en El Beni, Bolivia, hace 17 años. Tengo un hijo de 3 años que se llama Caleb y es fruto de la violación que sufrí por parte de mi padre. Todo empezó cuando yo tenía 10 años. Mi padre empezó a beber y llegaba a casa borracho y me manoseaba. Yo le rogaba que no me abusase pero el me pegaba y me amenazaba con matarnos a mí y a mi madre. Cada día era más agresivo, hasta que me violó.

Mi mamá fue a la Defensoría del Menor que ordenó mi ingreso en un hogar, y gracias a Dios, me trajeron a REMAR en Santa Cruz de la Sierra donde me atendieron y recibieron con gran amor. DIOS y REMAR me han hecho feliz y digna. Ahora Dios está en mi vida y en la de mi hijo. GRACIAS REMAR.