Respuesta alimentaria y de recursos básicos en canarias frente al COVID-19 y la urgencia social post crisis sanitaria para familias y personas en situación de vulnerabilidad y riesgo de exclusión social, financiado por el cabildo de Tenerife.

Nuestro proyecto responde a la situación de alarma sanitaria por el Covid-19 y su impacto social en los colectivos más vulnerables como son familias beneficiarias de ayudas de comedor, personas inmigrantes en situación irregular, población desempleada de larga duración y población desempleada por los despidos, ERTES y otras respuestas que se han dado por esta situación sin precedente. Además de aquellas personas que ya se encontraban en una situación de exclusión y pobreza. Nuestra entidad está dando respuesta de manera coordinada con el fin de cumplir todas las medidas preventivas y de confinamiento que exige esta situación y el Gobierno. Estamos hablando de una propuesta que ha tenido que modificar la manera de proporcionar ayuda social y nuestra relación con la población beneficiaria.

Actualmente estamos ofreciendo alimentos a través de paquetes que semanalmente entregamos a estos colectivos y alojamiento para todas aquellas personas y familias que nos derivan de los diferentes recursos públicos encargados de que nadie se encuentre en la calle. La atención social ha quedado en un segundo plano por la distancia obligatoria que debemos mantener y por el reducido tiempo de contacto que tenemos. Por tanto el proyecto consiste en atender las necesidades básicas de las personas y familias ante una situación de crisis como es la que estamos viviendo y donde el día a día es una batalla sobre todo para los colectivos más vulnerables.

Perfil de los beneficiarios del proyecto:

Personas y familias en situación de vulnerabilidad, riesgo de exclusión y exclusión social, derivadas por algún recurso público o privado que no cuenten con los recursos económicos o bien para alimentarse o porque se encuentran en situación de calle crónica o temporal: Personas sin hogar; Personas o familias sin empleo, o con un salario insuficiente para hacer frente al alquiler. Personas que carezcan los recursos para poder alimentarse. Familias donde los menores estén en riesgo social.