Proyecto de actuación humanitaria: respuesta habitacional y de recursos de primera necesidad en córdoba frente al covid-19 para para personas sin hogar y en crisis habitacional. Financiado por el Instituto Provincial de Bienestar Social de la Diputación de Córdoba.

Este año, se está desarrollando de manera inusual y dramático para el conjunto de nuestro país, y para nuestra región; todo nuestro trabajo de identificación e intervención social se ha visto desbordado por la crisis socio sanitaria que estamos viviendo por el COVID-19. Es por ello por lo que para nosotros es clave diferenciar tres momentos que representan la realidad social que estamos viviendo y como desde nuestra entidad estamos realizando y proyectando el trabajo para colectivos en exclusión social (personas sin hogar y personas en exclusión residencial).

Nuestro proyecto responde a la situación de alarma sanitaria por el Covid-19 y su impacto social en los colectivos más vulnerables como son las personas sin hogar y las personas en situación de riesgo de exclusión residencial; además de aquellas personas que ya se encontraban en una situación de exclusión y pobreza. Nuestra entidad está dando respuesta de manera coordinada con el fin de cumplir todas las medidas preventivas y de confinamiento que exige esta situación y el Gobierno. Estamos hablando de una propuesta que ha tenido que modificar la manera de proporcionar ayuda social y nuestra relación con la población beneficiaria. Actualmente estamos ofreciendo plazas de alojamiento que garantizan a las personas y familias acceder a un recurso habitacional hasta el momento que puedan normalizar su situación o decidan de manera voluntaria abandonarlo porque se incorporan socialmente a través de diferentes recursos que complementarían su situación. La atención social ha quedado en un segundo plano y se realiza con todas las medidas preventivas por la distancia obligatoria que debemos mantener y por el reducido tiempo de contacto que tenemos. Por tanto, el proyecto consiste en atender las necesidades básicas de aojamiento de las personas y familias ante una situación de crisis como es la que estamos viviendo y donde el día a día es una batalla sobre todo para los colectivos más vulnerables.

Con respecto al perfil queremos hacer hincapié, en la doble situación de exclusión que muchas de las personas beneficiarias tienen:

  • Mujeres/familias monoparentales: el riesgo a la exclusión y la situación de exclusión afecta en gran medida a las mujeres por causas como la violencia de género, la violencia de género extensa, violencia económica. Es por ello por lo que contamos con dos viviendas exclusivas para este perfil. Intentamos proporcionar además de un recurso que suponga un espacio desde el cual se las proporcione herramientas para su proceso de inclusión, garantizarlas un espacio seguro tanto para ellas como sus hijos/as y el acompañamiento de profesionales adecuados.
  • Inmigrantes: entre las personas que atendemos al menos un 80% son procedentes de otros países. Somos conscientes de las dificultades y el proceso que supone dejar el país de origen, así como el proceso de adaptación a una nueva cultura, régimen legal, y otra serie de aspectos que dificultan y agreden ralentizando la integración social; por ello trabajamos a tevés de las reuniones grupales aspectos que tienen que ver con la sensibilización, la interculturalidad, etc.
  • Toxicómanos: entre las zonas marginales y complejas que atendemos, identificamos muchas personas que se encuentran en situación de consumo de alcohol y otras drogas.