PROGRAMA ÍNTEGRA: información, acompañamiento y acogida en viviendas y recursos para la inclusión de personas y familias en situación de riesgo y exclusión social en Castilla y León, financiado por la Junta de Castilla y León.

Consiste en brindar atención social a través de cobertura de necesidades básicas a las personas que se encuentran en situación de exclusión y urgencia, favorecer la integración social de las personas en situación de calle a través de viviendas de acogida, proporcionando herramientas de inclusión social a través de formación, y acceso a recursos básicos en la región.

El perfil de los beneficiarios a los que Remar abre sus puertas es el de familias, Mujeres/familias monoparentales: el riesgo a la exclusión y la situación de exclusión afecta en gran medida a las mujeres por causas como la violencia de género, la violencia de género extensa, violencia económica. Es por ello que contamos con dos viviendas exclusivas para este perfil. Intentamos proporcionar además de un recurso que suponga un espacio desde el cual se las proporcione herramientas para su proceso de inclusión, garantizarlas un espacio seguro tanto para ellas como sus hijos/as y el acompañamiento de profesionales adecuados.

Inmigrantes: entre las personas que atendemos al menos un 40% son procedentes de otros países, algunas personas son extranjeras de nacionalidades como inglesa, alemana y otras personas son inmigrantes de nacionalidades dominicana, venezolana, cubana, argentina. Somos conscientes de las dificultades y el proceso que supone dejar el país de origen, así como el proceso de adaptación a una nueva cultura, régimen legal, y otra serie de aspectos que dificultan y agreden ralentizando la integración social; por ello trabajamos a tevés de las reuniones grupales aspectos que tienen que ver con la sensibilización, la interculturalidad, etc..

Toxicómanos:entre las zonas marginales y complejas que atendemos, identificamos muchas personas que se encuentran en situación de consumo de alcohol y otras drogas. Jóvenes, en situación de exclusión como consecuencia de la pérdida de empleo, empleo precario y desempleados de larga duración. Entendemos por jóvenes a aquellas personas que tienen edad para trabajar, es decir desde los 16 a los 25 años, de ambos sexos, origen (con situación regular) y con estudios o no finalizados.