Identificación, información, atención social, acogida, intervención con población en situación de vulnerabilidad, riesgo de exclusión y exclusión social en la región de Canarias frente al impacto socioeconómico del covid-19.

 

Este año, no es como el que habíamos planificado y es que todo nuestro trabajo de identificación e intervención social se ha visto desbordado por la crisis sociosanitaria que estamos viviendo por el COVID-19. Es por ello por lo que para nosotros es clave diferenciar tres momentos que representan la realidad social que estamos viviendo y como desde nuestra entidad estamos realizando y proyectando el trabajo para colectivos en exclusión social (personas sin hogar y personas en exclusión residencial).

 

 

 

Momento 1.Necesidades identificadas durante el primer trimestre del año, y previamente a la Declaración del Estado de Alarma el pasado 14 de marzo.El año lo iniciamos con unas cifras complejas en cuanto a indicadores de pobreza se refiere.La situación actual en Canarias resulta, en términos comparados, más negativa que la del conjunto de España.

 

 

Momento 2. La situación de urgente necesidad de las personas y familias en situación de exclusión social, y los colectivos afectados por la crisis y su impacto socioeconómico a través del desempleo, ERTES, desahucios, etc.Esta fecha impuso el cierre de muchos de los recursos y servicios destinados a la atención social de personas en situación de urgencia social. Nuestra entidad ha continuado desde las islas (las Palmas de Gran Canaria, Sta. Cruz de Tenerife y Lanzarote) donde desarrollamos nuestro proyecto, brindando servicios esenciales y necesarios para la población, nos referimos a ayuda de alimentos y alojamiento.

 

 

 

 

 

Momento 3. La post emergencia y una crisis social que se proyecta para largo.Una vez la situación de alarme finalice, sabemos que nada volverá a ser como antes. Primeramente, desconocemos la fecha concreta de finalización, pues entran muchas variables y factores a determinarlo; y como será dejar el aislamiento, pero si sabemos del impacto socio económico que esta situación va a generar y por ello es necesario también pensar en ese escenario, el momento de la Reparación, Normalización y adaptación a la vida social.Ante este escenario, es importante contar con los mismos recursos y mantener los dispositivos que brindamos para apoyar a todas aquellas personas que lo que necesitan es tiempo, acompañamiento para reintegrarse en la sociedad.Esto momento implica retomar los dispositivos, el nivel de atención desde los diferentes espacios que concibe el proyecto, y establecer una nueva proximidad hacia las personas que más lo necesitan y son nuestro colectivo de atención.